sábado, 3 de marzo de 2012

El papel de los papás en la educación-crianza de los hijos (parte I)

La inspiración para este post surgió de un foro mexicano de homeschooling que les recomiendo mucho, creado por mi amiga Lety (Criando Creando).



En la mayoría de las familias homeschoolers, el padre es el proveedor y es quien sale a trabajar, ausentándose de la casa muchas horas al día. Entonces es la madre la que dice encargarse de la educación de sus hijos.

Pero... ¿es esto realmente cierto? ¿o las mamás creemos que educar en casa se limita a nuestro puntilloso trabajo de aprendizaje académico? ¿o tal vez no estamos considerando que hay más de una manera de ofrecer espacios de enseñanza-aprendizaje?

Hay algo que sí es definitivo: los papás no funcionan igual a las mamás. Pero esto no significa que no estén aportando lo suyo.

Para hablar del papel que ocupa un papá en la vida homeschooler de sus hijos, primero hay que hablar de las características propias del padre, que lo diferencian de la madre. En un artículo que publicó la fundación Chile Unido encontré esta información:

"Numerosos estudios avalan la idea de que hombres y mujeres tienen capacidades parentales similares, pero también hay mucha evidencia sobre las diferencias, que radican principalmente en la forma de ejercer dichas capacidades.
Algunas de las diferencias más significativas entre la madre y el padre radican en la forma de jugar, siendo el padre más explorador, ayudando al hijo en la formación de su confianza en sí mismo.
El padre apoya las conductas del hijo que buscan novedad y lo ayuda a tolerar frustraciones cuando intenta algo nuevo.
La madre, en cambio, suele aferrarse a los esquemas más convencionales. (...)"









Sergio Sinay, escritor y periodista argentino, echa luz sobre el tema:

"El papá no está menos capacitado que la mamá para la crianza efectiva y cotidiana de los hijos. Ambos tienen capacidades distintas, complementarias e irremplazables. El papá tiene una relación más física con sus hijos y la mamá un vínculo más emotivo. (...) 
Los tradicionales y rígidos estereotipos de género (que aún nos influyen a pesar de los cambios) limitaron durante generaciones a los hombres a la producción y provisión y a las mujeres a la nutrición y la crianza. Un buen papá es, en esta visión, el que asegura el bienestar material de su hijo y de su mujer y no interfiere en la relación entre ellos.
(...)
Un papá no es una mamá y una mamá no es un papá. El hijo necesita del contacto con ambos para aprender que cariño, atención, nutrición y guía tienen diferentes modos de expresión según provengan de una mujer o de un varón. Michael Yogman, pediatra y pedagogo, dice: “El padre tiende a jugar más que la madre con el pequeño y sus juegos suelen se más vigorosos, más estimulantes más excitantes”. Los de ella son más acogedores, más sedantes. Así el chico aprende sobre sí mismo, sobre su sexo y sobre el opuesto y se educa para convivir en la diversidad. Cuando un papá viste al hijo no lo viste mal. Lo hace diferente de la madre. Cuando lo arroja al aire y lo baraja, no lo pone en peligro porque él sí puede recibirlo en sus brazos con seguridad (a la mamá probablemente se le caería, por eso ella juega distinto). Y cuando sale con ellos y vuelven sucios, es porque con el papá juegan distinto, a juegos más activos y exploran el mundo de otra manera. Son diferencias. No se trata de papá o mamá, sino de papá y mamá ofreciendo dos accesos distintos e integrados a la vida en la sociedad y al vínculo con los demás."


En conclusión, papá y mamá se complementan, aportando cada uno cosas muy valiosas. Ninguna es más importante que otra, porque todas son necesarias para una crianza equilibrada.


En Casa... Papá y las nenas:

En nuestro caso, yo soy mejor para la enseñanza más programada, estoy llena de paciencia para probar mil maneras de aprender algo y no me desespero si las nenas no responden como quisiera, puedo programar y reprogramar actividades cuantas veces sea necesario, hacer materiales, buscar recursos, pensar en el futuro y desarrollar una enorme sensibilidad en mi relación con las nenas...
En cambio él es más espontáneo, jamás ha programado nada con ellas por anticipado, es lo que surge en el momento. El disparador puede ser un objeto, algo que vemos en la tele, un programa de compu, una pregunta... y todo se desarrolla tan natural y auténticamente que me causa admiración (y un poco de envidia jeje).



¿algunos ejemplos? 

* Un sábado a las 10 de la noche las nenas aprendiendo a usar PhotoShop.



* Otro día en la noche no sabía dónde estaban, y los encontré a los 3 tirados en una manta en el jardín reconociendo constelaciones.

* Una tarde mientras yo lavaba los platos, salió entre ellos una charla de equilibrio, y cuando me quise acordar, él había construído con unos bancos y unas maderas largas una "barra de equilibrio"... y ahí estuvieron las nenas, tratando de pasar sin sostenerse de él.... a las semanas lo lograron.

* Otro día estábamos los dos charlando en el jardín, y estaba la manguera de riego... y no sé como fue que terminamos usando la manguera para que las nenas "salten la cuerda", y de ahí se derivaron otros juegos de destreza utilizando la manguera.

* Cuando papá se pone a pintar o a dibujar, ahí están las dos con sus cuadernos, acompañándolo y dibujando y pintando también.

* A papá le gusta comprar libros de cosas interesantes. Libros que yo no elegiría y que terminan fascinándome.

* Cada vez que las nenas ven o atrapan un insecto que les llama la atención, se lo muestran a papá y ahí comienza el aprendizaje.

* Inyecciones permanentes de confianza en ellas. Con esto logra que las nenas hagan cosas que conmigo dicen no poder hacer.


... y la lista podría continuar =)




Ahora compárteme: ¿cuál es el papel de papá en la educación-crianza de tus hijos?


( en la parte II "El Papá y su papel de guía, ancla y apoyo para la Mamá" =D )


10 comentarios:

Maribel dijo...

Que bonita entrada, y tan importante.
En nuestro caso, papa consigue equilibrar la situación y hacer contrapeso en mi tendencia involuntaria de querer organizar todo y que todo este en orden y bajo control (a veces no puedo evitar tener esa necesidad). El es mas espontaneo, no programa, las cosas van surgiendo solas. También el deja en mis manos todo lo que es organización y preparar material. Cada uno somos "expertos" en lo nuestro y formamos un buen equipo.
Gracias por hacernos pensar en esto.
Saludos

ila dijo...

Hola Laura!
Comparto su forma de educar a sus hijas, y este blog es para mi de mucha ayuda al momento de solucionar dudas, asique gracias por tomarte el tiempo de compartir tantas vivencias, e información que me parece esencial en la crianza de niños libres y felices.

A mi aún no me ha tocado tener que tomar la decisión de escolarizar a mis chicos o proseguir con la educación de forma total en casa, pero ya me he planteado mucho este tema.

Tengo una duda, y he pensado que quizás puedan ayudarme, perdón si les pregunto algo que en algún momento ya subieron al blog, y por suspuesto no es mi intención ser irrespetuosa o inquisidora: ¿cómo hacen para validar de forma legal la educación que ustedes les brindan? No sé si me explico bien, pero me refiero a que si las chicas cuando crezcan quieren ir a una Universidad, o a realizar cualquier estudio terciario o a solicitar un trabajo: ¿cómo acreditan todo la educación que recibieron en sus hogares?

Millones de gracias, y ojalá puedan ayudarme con esta dudita!!

Sigan con su blog, que es muy pero muy interesante y que personalmente me enseñan cosas nuevas cada vez que lo leo!!

Un beso enorme para toda la familia, y perdón si parezco atrevida por la pregunta!

Ila.

Marvan dijo...

Aquí pasa lo mismo. Mamá programa y papa va a lo espontaneo. Pero creo que esto es normal. Porque la responsabilidad final la siente la madre y por esto está más preocupada en programar y ver a larga distancia.

Papa sabe que mamá lo está haciendo bien. Se despreocupa y va entrando cuando le surge y no siente está necesidad de programar o planificar porque sabe muy bien que esto ya lo hace mama.

También creo que entran las diferencias de sexo en esto. Las mamás en general (sin incluir a todas y aceptando las diferencias de cada uno) somos más de planificar y mirar hacia el futuro para nuestro retoño. Los papás están programados para la caza, la defensa de su hogar, la exploración, y por esto son más espontaneos, más flexibles, más "acción reacción".

Creo que la naturaleza fue muy sábia en combinar estos dos tipos jejeje que son necesarios cada uno en su justa medida ;).

Por cierto cambiando de tema ¿Blogger quito por completo lo de seguimiento de comentarios?

Azucena dijo...

En mi caso, después de muchos años, papá ya no solo va a lo espontáneo, si no que tiene delegada la función de profe de "Ciencias" de nuestro hijo mayor, y se ocupa él de darle mates, física, biología, geología, electrónica y tecnología. La verdad es que con la edad del niño, a mí me costaría bastante más ponerme con él y acompañarle adecuadamente en esas áreas.

Cambiando de tema, Laura, te he dejado un premio en Familia Libre:
http://familialibre.com/blog/5869/blogs-homeschoolers-que-amo

Besos

Vanyvalu dijo...

Me ha gustado muuuucho esta entrada!
El reconocer la labor de los papás y valorarlos por su energía masculina y tan necesaria para los hij@s, pues son la mitad de ellos, me parece maravilloso!
En mi caso, mi esposo me apoya mucho, de principio fué un desafío para él, para su educación y le costó trabajo entrar en esta libertad de opciones donde podemos escoger escolarizar o no y en qué forma. Su apoyo es muy valioso y reconfortante para mí y seguro que también para nuestro hijo, porque somos una unidad como familia con un mismo propósito, sentirse bien y hacer lo que nos esté funcionando en cada momento dado.
Ni él ni yo preparamos materiales específicos para el aprendizaje de nuestro hijo, solemos aprovechar y usar cada iniciativa u oportunidad para aprender todos algo, compartiéndolo. Yo suelo ser más paciente y creativa para la solución de problemas y plantear posibilidades y él suele ser más divertido y activo para explorar, buscar, para las actividades más físicas y de movimiento. Sin embargo más llá de que cada uno tengamos definidos nuestros parámetros personales, funcionamos bien como equipo donde cada uno suple lo que el otro no está aportando en alguna circunstancia, así que la mayoría de las veces andamos armónicos y fluídos :)
De momento mi hijo, que en pocos meses cumple 5 años, desea ir a la escuela y nosotros le hemos apoyado en su exploración, de modo que en agosto comienza la escuela y ahí seguiremos muy receptivos y presentes para escuchar sus deseos y necesidades. abrazos!

Laura dijo...

Maribel!! claro que de eso se trata: hacer un buen equipo! es increíble que cuando cada padre da lo mejor de sí, a su manera, ocupando el lugar donde se siente cómodo, todo fluye estupendamente.

Ila, bienvenida!!!! por lo que deduzco también educas en casa?? anda, contame más! =)
Con respecto a tu duda, nosotros optamos por usar el INEA para acreditar los estudios de las nenas en un futuro. No te dan certificados año con año (ni los necesitas), pero a partir de los 10 años cualquier niño no escolarizado puede presentarse en el INEA que desee y hacer un exámen y una serie de actividades para conseguir su certificado de primaria, lo mismo para la secundaria. Fijate en la columna de la derecha de este blog, encontrarás el título "acreditaciones oficiales" y debajo "exámenes en el INEA"... ahí encontrarás toda la info que necesitas. Cualquier duda, me escribes =)

Y para nada resultas atrevida mujer!! que si para eso estamos!!

Marvan!!! sabes que leyéndote, me pregunto si también influye en los papás que, como decís, saben que nosotras cubrimos esa parte de la educación, entonces como confían en nosotras se despreocupan y siguen con lo suyo... será diferente con aquellas mamás que no se sienten cómodas con la planificación y las actividades académicas??? habrá que investigar! ;)
Con respecto al seguimiento de comentarios, no tengo ni la menor idea!! ya no aparece en ningún blog?! yo la verdad que siempre olvido de clickear la opción =D

Azu!! ay que contenta estoy con tu premio!!!! gracias por haber pensado en mí, en breve lo publico y doy mis respectivos premios =) =) =) =)
Azu, mientras le respondía a Marvan pensaba en tu esposo, tal vez sea la respuesta a mi pregunta, ya que cuando surgió una necesidad real de que él se comprometiera en un área específica, pudo estar a la altura sin problemas... o siempre fue así??
(no, no estoy haciendo una tesis universitaria, es que me gusta llegar al fondo del tema jeje)

VanyValu, tanto tiempo, qué lindo tenerte por acá!! sabes, creo que los papás son unschoolers por naturaleza jeje... confieso que al principio de nuestro camino yo le reclamaba a mi compi que no se comprometiera con las cosas académicas.... ahora valoro como no tenés idea lo que él aporta a las nenas. Y como decís, lo importante es funcionar bien como equipo y saber valorar lo que el otro tiene para dar.
Así que escolarizamos???!!! ay ya nos contarás de la experiencia!! Gai quiso escolarizarse a los 4 y a los 5 huyó despavorida jaja!!!

Abrazos a todas, me encanta que comenten =)

♥ meninheira ♥ dijo...

Te dejé un cariño en el coliño, un besiño grande

♥ meninheira ♥ dijo...

Te dejé un cariño en el coliño, un besiño grande

María Corcuera dijo...

Muchas gracias por hacerme ver la importancia de la interrelación de mi marido con los peques. A veces la subestimamos. Te invito a que nos visites en http://creamomentos.blogspot.com/ Besitos creativos.

Laura dijo...

Meni, te vuelvo a agradecer por tu premio =) =) =) =)

María! gracias por visitarme. Viste? a veces restamos importancia al aporte de los papás, pero es valiosísimo.
Ya corro a ver tu blog!
Besos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...