jueves, 9 de febrero de 2012

El bichito del Unschooling



Debo reconocer que este bicho, como parásito enquistado en alguna parte de mi mente, de mi espíritu, reaparece de vez en cuando.

Muchas veces me hago tonta y no le presto demasiada atención por sentirme incapaz de hacerle frente, más que por considerarlo erróneo o inútil.

Pero bueno, hoy sufrí una de sus "reapariciones" a través de un audio y un post, y quiero compartirlo... tal vez haya del otro lado alguien como yo, en constante conflicto con este bicho fascinante.

En primer lugar, dejo el enlace de una entrevista realizada a Ivonne Laborda, mamá de 3 niños, practicante del unschooling. No tiene desperdicio... terminás de escucharla y te dan ganas de correr a tirar tus cuadernos y organización de educajas y volverte una unschooler radical =D

De su blog we live learning transcribo textualmente esta entrada, para que sepamos de primera mano qué es el uschooling y cómo funciona:


Preguntas frecuentes sobre Unschooling.

¿Qué es y cómo funciona el Unschooling?
Unschooling es aprendizaje autónomo. Nadie dirige al niño desde fuera para introducirle conceptos académicos en su cabecita a no ser que sea él mismo quién pida ayuda, se interese, necesite o simplemente quiera saber algo en concreto. Un ejemplo de aprendizaje natural o autónomo sería la forma en que aprenden a hablar su lengua materna. Ellos absorben el modo en que otros la utilizan. Es una herramienta mejor ( se puede saber más fácilmente lo que pide, necesita o quiere ) que la que utilizaban hasta entonces ( el llorar y el lenguaje corporal ) para obtener lo que quieren o necesitan. Cuando aprenden a hablar no están pesando: "voy a practicar un poco más a ver si mañana me sale mejor". Hablar es la herramienta que el niño necesita para comunicarse con quien él quiere.
Las asignaturas que se enseñan en las escuelas no son más que herramientas las cuales algún día quizás necesitemos para obtener la información que queramos o nos interese. Si una persona en la vida real esta leyendo un libro o viendo una película ambientada en la Edad Media o en cualquier otra época y quiere saber más sobre la gente que vivía entonces o cómo vivían pues entonces leerá algo de historia. La historia nos sirve para dar respuesta a nuestras preguntas sobre qué ocurrió en un pasado o cómo era la gente de entonces. En la escuela se enseña al revés, primero dan las herramientas antes de que el niño/a tenga una razón o el deseo de utilizarlas.
Escribir es la herramienta que necesitamos para hablar sobre papel o en una pantalla. Primero hay que querer decir algo y luego tener a alguien a quien poder y querer decírselo. Teniendo esa motivación, aprender a escribir es cuestión de días, semanas, meses y aun que se tarde más se estará disfrutando aprendiendo por que el niño/a lo desea, lo pide, le interesa aprender, quiere aprender y le encanta ver como va progresando y viendo que cada día necesita menos la ayuda de mamá o papá. Enseñar a escribir a un niño antes de que muestre el menor interés por la escritura es también enseñarle que escribir es algo que debe hacer aun que no quiera, que es aburrido, difícil, pesado... ¿Qué necesidad hay de enseñar algo a un niño que aun no ha pedido, ni necesita, ni quiere, ni ha mostrado ningún interés si tarde o temprano va aprenderlo de igual modo en su momento y con mucho más interés? Unschooling es esperar y saber que ese momento llegará. Ellos saben mejor que nadie lo que necesitan aprender para conseguir lo que quieren saber y los padres estamos para darles, mostrarles, facilitarles y si es necesario enseñarles todas las herramientas necesarias para ese fin.
Leer es otra herramienta para obtener la información que deseamos. Todos esos signos dicen algo y también llega el momento en que un niño quiere empezar a descifrarlos. Si esta rodeado de personas ( tanto adultos como de otros niños ) que leen y escriben y que le leen a el, el niño, tarde o temprano, también querrá hacerlo del mismo modo que quiso hablar.
Las matemáticas también son otra herramienta muy útil para medir, comparar, añadir ( sumar-multiplicar ), repartir ( dividir )... las mates vivenciales siempre serán mucho más divertidas. Simplemente viviendo conscientemente se aprenden montones de cosas. No hay un lugar especifico donde se aprende y otro donde se vive. Aprendemos viviendo el momento y vivimos aprendiendo de todo aun que no nos demos cuenta. Dejemos que surja la necesidad o el interés y lo demás viene solo. ¿Cuantos recordamos como se hace una raíz cuadrada? Yo ahora mismo no sabría por donde empezar. Y de los que sí recordáis como se hace, ¿cuantos sabéis para que sirve? Yo sí sé para que sirve por que mi pareja que es un "coco" con los números ( es que le gustan y le interesan mucho ) me lo explicó hace un tiempo cuando un día le comenté que la raíz cuadrada no me servía, a mí, para nada. Cual fue mi sorpresa al averiguar que sí me podían ser útil si algún día quería saber como calcular la distancia que hay de un valle hasta la cima de un monte, por ejemplo, o la pendiente de un edificio o rampa... Nadie me dijo eso cuando me hacían hacer esas aburridas e interminables hojas llenas de raíces cuadradas. Otra vez enseñando una herramienta antes de ni siquiera saber que hacer con ella. No obstante aprobé el examen. Eso era lo importante y lo que contaba, no si a mi me interesaba o si sabía que hacer con todas ellas, ¿no?
Como dijo John Taylor Gatto, los niños no aprenden de la forma en que se enseña en las escuelas. No aprenden obedeciendo ordenes y respondiendo a preguntas si no que aprenden haciendo ellos las preguntas. Las respuestas no son lo importante. Lo importante es hacer las preguntas. Cualquier persona es capaz de buscar y encontrar una respuesta. Pero si no somos nosotros los que hacemos la pregunta poco nos interesará la respuesta por consiguiente por poco tiempo la recordaremos. Yo en el cole tenía la suerte de recordar y memorizar lo que me obligaban a aprender el tiempo suficiente como para poder responder lo que me pedían en los exámenes pero, a menos que me interesará mucho, lo olvidaba pronto. John Holt dijo:"Muy poco de lo que se enseña en las escuelas se aprende, muy poco de lo que se aprende se recuerda, y por último, muy poco de lo que se recuerda se usa". La escuela pretende y quiere meter pedazos de información ( datos ) sobre el mundo en que vivimos dentro de las cabecitas de los niños. Cosa que no siempre logra. Unschooling es permitir que los niños agarren, cojan, pidan lo que necesitan y quieren saber sobre como funciona este mundo y la gente que en el vive.
La forma en que mejor funciona el Unschooling es mostrándoles el mundo tal y como es de verdad, no sólo una parte de el, llevándolos con nosotros, viviendo las experiencias en primera persona y no explicadas por terceros, haciendo cosas interesantes con ellos, yendo a sitios interesantes, intentar ser nosotros personas interesantes, conociendo a personas, también, interesantes... ver que hay muchas formas de vivir una misma vida, conocer a gente que vive, come, piensa, viste, habla, educa, enseña, cría... de una forma totalmente diferente a la nuestra, aceptar que esas diferencias existen y darles la libertad para que puedan ver todo lo que a uno le puede llegar a interesar.
¿Cómo sé que aprenderán todo lo que necesitaran en un futuro?
Si pensamos que lo que aprendemos y su utilidad no van juntos, entonces esa preocupación es legítima.
La escuela nos hace tener la impresión de que hay muchos conocimientos desconectados de su utilidad. Se enseñan las cosas fuera de contexto. No viviendo la vida si no fuera de ella. Parece que sólo se puede aprender mates haciendo problemas sobre papel. Los cuales no nos sirven para nada ya que no teníamos ninguna inquietud, necesidad ni interés por saber el resultado. Los hicimos por que nos los mandaron. Debíamos hacerlos. Su utilidad no es visible de esta forma. No nos son utiles. También parece que la única manera de aprender historia es empezando por el principio hasta el día de hoy.
Si vivimos como si la escuela no existiera, iremos aprendiendo mucho de todo aquello en lo que realmente estamos interesados. Si un día quieren ser veterinarios, escritores, agricultores, cantantes, bailarines, nadadores, biólogos, artistas, carpinteros, arquitectos, cocineros, malabaristas, doctores... ya aprenderán lo que les haga falta con tal de llegar a hacer y ser la persona que quieren ser. Estarán preparados para entender y saber que para ser arquitecto hay que estudiar y saber mucho de números, lo harán y buscarán la forma de conseguir aprender eso que necesitan. ¿Cómo podemos saber hoy lo que realmente van a necesitar dentro de 5, 10 o 15 años? La información va cambiando de año en año. Mucho de lo que yo estudié en la escuela ya no lo dan o lo explican de otro modo. En 5 años seguro habrán muchas más carreras universitarias en donde poder escoger. Y si no necesita ir nunca al instituto o a la universidad por que monta su propio negocio, o se hace músico, tenista, atleta, carpintero, albañil, pintor, informático, escultor, voluntario de una ONG, vive en el monte de una forma auto-suficiente ( nada de lo que se aprende en la escuela le serviría para eso ), político, modelo, comerciante, coach, profesor de yoga, taichi..., especulador, empresario, limpiador, diseñador, monitor de aerobic, taxista, portero, DJ, profesor ( yo lo he sido de inglés durante 15 años sin haber ido nunca a la universidad más que para hacer examenes por libre).La lista de profesiones que no necesitan de titulación académica podría seguir. Otra opción podría ser "The Open University". Sólo se necesita tener 16 años ( en casos excepcionales hasta 12 ) y hacer un examen de ingreso para la carrera que se desee. No piden nada más. Según la carrera, los conocimientos para el examen de ingreso serán distintos, lógicamente. Cualquiera que este interesado en estudiar una carrera podrá prepararse para ese examen. Hay adolescentes y adultos que con 6 meses o 1 año han podido tener los conocimientos necesarios para ingresar.
Cuando se aprende viviendo la vida día a día, satisfaciendo las necesidades de ahora, hoy, las asignaturas no son más que herramientas que escogemos y usamos cuando las necesitamos. Para aprender cómo funcionan hay que usarlas.
No hay ninguna razón para no usar la ciencia cuando hay tantas cosas maravillosas en este mundo y un niño esta lleno de curiosidad. No se parecerá a la ciencia que se hace en la escuela, pero será ciencia de verdad, observando, preguntando, teorizando cuál podría ser la causa. Por qué no íbamos a usar la historia si el pasado esta lleno de personajes, lugares y eventos interesantes.

------------------------------------------------------------------------------------------------

Hoy por hoy tengo la urgente necesidad de leer, conocer, saber de alguna familia que haya practicado el unschooling y tenga hijos, por lo menos, adolescentes.
Reconozco que muchas veces mi escepticismo le gana la batalla al impulso y a la intuición... 

Tal vez la única respuesta sea CONFIAR...

8 comentarios:

Maribel dijo...

Gracias por compartir la entrada con nosotras.
Ese conflicto también esta en mi, cuando leo cosas de este tipo hay algo dentro de mi que me dice que ese es el camino.
Sin embargo, no soy capaz de no programar o no proponer o no dirigir. Me cuesta muchísimo, quizás por mi forma de ser, quizás porque mi educación escolar fue tan estructurada que algo de todo eso quedo dentro de mi...
Si tienes un rato, te recomiendo que leas esta entrada, creo que es muy interesante y relacionada:
http://seeducansolos.wordpress.com/2012/01/21/como-trabajamos-la-lectoescritura-en-casa/

Saludos

Marvan dijo...

Creo que este bicho nos pica a todos de vez en cuando jejeje. Además es un bicho muy bonito.

Yo simplemente me quedo con que "nada sirve para todos" ;).

Por cierto, está Sandra Dodd con hijos mayores ya y todos unschooling. Su página web es muy interesante y yo aplico muchos de sus ideas, pero no todos jejeje, como en todo, pico un poco por aquí y pico un poco por allá jejeje.

Mucha gente está encantada con el colegio, pero para mi familia no sirve. Esto no quiere decir que el cole esté mal para otros.

Mucha gente está encantada con seguir las cajas al pie de la letra, pero para mi familia no sirve. Esto no quiere decir que las cajas al pie de la letra son malos para otros.

Mucha gente está encantada con seguir el curriculum de Ambleside Online de Charlotte Mason, pero para mi familia no sirve. Esto no quiere decir que AO está mal para otros

Mucha gente está encantada apuntados a escuelas a distancia, pero para mi familia no sirve. Esto no quiere decir que las escuelas a distancia son malos para otros.

Algunos (aquí no diré muchos, porque creo que muchos no se lo pueden permitir jejeje) estan encantados con tener un profesor privado para todo lo académico, pero para mi familia no sirve. Y otra vez no está mal para otros.

La lista sigue así interminable, y creo que con el unschooling pasa lo mismo.
Muchos están encantados con ello, pero para mi familia no sirve. Cosa que en absoluto quiere decir que sea malo para otros.

julia dijo...

De acuerdo con Marvan, creo que lo importante es entender que esto es relativo, mucho... yo no puedo descalificar una manera de hacer las cosas, pero tampoco la puedo aplicar exactamente como lo hace alguien más, mi niño es diferente, mi familia es diferente, yo soy diferente, y a la vez vamos cambiando, a lo mejor en este momento necesitamos estructura y más adelante aflojar las riendas, a lo mejor ya probé dejarlos ser y nos hicieron falta las rutinas... lo digo por mí, al principio quedamos con la inercia de la escuela, las libretas numeradas, la fecha y el margen rojo, la página 23 y después la 24 del libro de texto, después varias semanas de nada, pero nada organizado, salir mucho, descansar, jugar, y llegó un momento en que tuvimos que regresar a las rutinas, flexibles, pero rutinas, algunas cosas las propone mi niño, otras yo, pero ahí vamos, ajustandonos a lo que nos funcione mejor y lo que nos funciona hoy podría no ser lo que funcione después, pero no le das cuentas a nadie, lo que importa no es lo que opinemos los demás sino lo que cada quien vea que es mejor para su propia realidad, para esos ojitos que tienes frente a tí...

Laura dijo...

Yo también estoy de acuerdo con ustedes, nada es para todo el mundo... supongo que por eso la infinidad de maneras que hay de educar en casita =)

Pero siento (y digo "siento" porque la mente me dice otra cosa) que cuando decimos que "no a todos les funciona esto o aquello" es más en relación a nosotros padres que a los chicos...

Es decir...

N estoy convencida de que haya niños para escuela, niños para unschooling y niños para homeschooling... más bien siento que hay padres para unschooling, otros para homeschooling... y otros para escuela tradicional.

Ese es mi punto crítico... no me quita el sueño eh? pero sí a veces me da la sensación de que el homeschooling se queda a mitad de camino...

Puede que también influya que hoy miro hacia atrás y compruebo que muchas cosas en las que creía al iniciar este camino, hoy han quedado muertas y enterradas y fueron reemplazadas por otras muy diferentes... y cuando leo de unschooling no puedo dejar de preguntarme si será que en algún momento de nuestro camino educando en familia veamos esa opción mejor que la actual... quien sabe...

... gracias por comentar. Muuuuac!!!!!!

PrissGonzalez dijo...

Jajaja... aay Laura!! Me fascinó leerte así!! Es tan chistoso, porque a mí siempre me sucede lo mismo contigo pero al revés: cuando te leo siento el impulso de ir y sacar mis materiales y poner a mis hijos a trabajar!! Pero como dice Marvan, no porque a unos les funciona, quiere decir que a todos nos funciona.

Yo creo que todo lo va marcando tu intuición y tu observación cercana a tus hijos. Yo, por ejemplo, el primer año de primaria lo hice en una escuela con sistema Montessori en donde cada niño era libre de establecer sus propios objetivos para el día y solito iba y tomaba sus materiales y trabajaba solo. Las maestras sólo supervisaban y daban asesoría. Sabes que me la pasaba llorando frustrada porque yo quería que me dijeran lo que tenía que hacer. En cuanto acabó el año, mis papás me regresaron a una escuela normal, y ya, me quedé muy feliz.

Ahora veo que eso tiene sentido. En el libro que estoy leyendo "Minds of boys", habla de la diferencia entre hombres y mujeres, y una de esas diferencias que me ha llamado mucho la atención, es la necesidad que tenemos las mujeres de contacto, de retroalimentación, de dirección. Es por eso que como mamás, sentimos tanta ansiedad de estar evaluando el aprendizaje de nuestros niños, de saber que vamos bien, etc.

Si se fijan, muchas veces nuestros esposos no experimentan esa misma ansiedad, porque ellos se fijan un objetivo específico, comienzan a caminar y ya. (Además de que la responsabilidad recae directamente en nosotras, jajaja) Pero ellos están tranquilos, aunque pasen meses o años, ellos siguen seguros hacia su objetivo, sin necesidad de estar evaluando cómo van o si van bien, etc., y si vieran que algo no funciona, simplemente dan la dirección para otro lado y ya. Es por eso que en la escuela, los niños (varones) son quienes más tienen problemas: déficit de atención, hiperactividad, problemas de conducta, etc., y las niñas, por lo general somos las nerds. (Claro que a grandes rasgos, siempre hay excepciones) Los niños requieren mayor independencia, ser ellos los creadores y generadores de ideas, no estar siguiendo instrucciones - a menos que tengan interés personal en la tarea.
A nosotras (las niñas) nos encantaba (o por lo menos, no nos molestaba tanto), hacer planas, presentar trabajos bonitos, investigar, tener buenas calificaciones... y a los niños, simplemente no les interesaba la escuela.

PrissGonzalez dijo...

Bueno, mi punto es que si a tus hijas les fascina trabajar con material, hacer investigaciones, hacer manualidades, ¡no dejes de hacerlo! Pero si comienzas a ver que hay fricciones, que te sientes agobiada, que el aprendizaje se siente forzado o artificial, o simplemente, que ellas proponen algo que se sale de tu plan, pues entonces prueba con más libertad.

Te digo que acá me pasa al contrario. Quise darles una oportunidad a las famosas educajas comenzando en enero, y cada vez confirmo más que aquí todo lo que no salga del interés de los niños, no funciona. Aquí lo que más tiene éxito es la famosa "siembra". Hago como que nadie me ve, saco mi material, me pongo a trabajar, y entonces sí tengo tres ayudantes bien dispuestos a hacer lo que yo estoy haciendo. Pero si les digo: "ésta es su actividad y tienen que hacerle así y así", entonces todos están enfermos, cansados, les duele el pie, etc... tienen que sentir que la idea es "suya" y no "mía".
He dejado las cajas sólo como una "mesa de buffete" Pongo cosas interesantes allí, y ellos van (sin horario específico), y ven si les late hacer algo. A veces sí usan los materiales, pero muchos días pasan allí solitas, sin que nadie les haga caso, pero no por eso siento que los niños no están haciendo cosas "productivas". Ellos se la pasan creando, inventando, jugando, leyendo...

Yo creo que este proceso de educar sin escuela es un constante cambio, un constante ensayo y error, y bueno, creo que eso lo hace bastante interesante.

Qué padre que compartiste de este blog. Ya me puse de seguidora, voy a leer más. También está el blog de Dyana Martin, que practica unschooling radical, y su hijo mayor tiene como doce o trece años. Tampoco comparto muchas de sus ideas y prácticas, pero mucha de su esencia sí me gusta muchísimo, ya que ella hace mucho énfasis en la conexión con los niños. Lo malo que está en inglés, pero de todos modos puedes darle like en su página de FB y allí te vas enterando más o menos.

Te mando un abrazo fuerte y... ya tenemos un tema más para platicar en mayo!!

Marvan dijo...

Laura, haces un apunte muy interesante:

¿Son los niños o son los padres que son para los diferentes tipos de educación?

Creo que para esto hay dos respuestas:
- primero, yo sí creo que hay niños para diferentes tipos de educación. La teoría de las inteligencias multiples lo podría explicar. Unos aprenden mejor de la naturaleza, otros mejor de libros, y otros mejor cantando. Pero además yo también lo veo en mis propios hijos: a uno le va mejor esto y a otro le va mejor aquello.
También hay familias donde hay niños que están en casa y otros van al colegio porque ellos mismos lo han querido. Tienen los mismos padres, pero los niños son diferentes y han tomado diferentes maneras de aprender.

Y la segunda posible respuesta a esta pregunta creo que estaría en tu post anterior.
¿Hay padres para unschooling y padres para homeschooling?
Claro que sí, porque justamente los padres siempre tomaremos alguna o otra decisión para nuestros hijos es imposible no hacerlo.

La cosa está en el continuo "juego de equilibrios" entre padres diferentes y niños diferentes. Porque en una familia de solo 4 puedes encontrarte un padre schooler, madre unschooler, niño homeschooler lector y niño homeschooler kinético.
Ya puedes ponerte a buscar la manera ideal para funcionar jajaja!

pffff, ya podía haber sido todo más sencillo y fueramos todos iguales jejeje. ¡Qué aburrimiento!
Pero digamos que fácil no es jejejeje ;).

julia dijo...

ja,ja,ja si, en la misma familia puede haber de todo, mis dos hijos son super diferentes en estilo de aprendizaje y trabajo y no solo por la edad, por el temperamento o lo que quieras, Pedro se auto-regula el solito se pone las actividades por iniciativa propia, pero a la vez participa si le propones es super adaptable!!! y Carlos es más reacio, hay que insistirle en que empiece a trabajar, cuando ya inició lo hace muy bien, se interesa y es creativo pero hay que lograr que empiece, y ahí si tengo que insistirle y preguntarle que va a hacer, ponerle alguna actividad y luego ya se suelta, por eso creo que por el momento vamos más por lo estructurado...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...